Final Fantasy: Requiem of Apocalipsis

Prólogos al Módulo 1

Prólogo 1.

http://www.youtube.com/watch?v=V35oRyAMmtU

Una tarde cualquiera en las calles de Montglane , carromatos tirados de chocobos yendo de aquí para allá ,el mas que considerable ajetreo en las aceras , y el frío habitual calando hasta los huesos , nieva…
Un encapuchado corre jadeando por el asfalto , mas de uno se aparta asustado para hacerle paso, algo le hace darse prisa, sus nervios son tan evidentes que casi son palpables. Mientras corre , hay un millar de cosas que pasan por su cabeza, pero intenta concentrarse en llegar a tiempo; Mientras…

  • Felicidades… Es un niño- Dice el doctor , entregándole a Meryl a su hijo , envuelto en un trapo ensangrentado. Entre lágrimas , la mujer lo sostiene con dulzura.

Un fuerte portazo irrumpe en la habitación ,dando paso al hombre encapuchado, mojado por la nieve de afuera.

  • Lo siento , he venido tan rápido como he podido…- afirma avanzando entre jadeos mientras se quita la nieve de su abrigo, y el doctor se va de la habitación
  • Os dejo a solas.- se despide.

El padre se quita el abrigo y contempla a su hijo recién nacido , y las lágrimas humedecen sus ojos, pronto rodea con sus brazos a su mujer en un reconfortante y cariñoso abrazo…

  • Llegas tarde – le reprocha Meryl
  • Tan pronto como he podido – contesta- Lo siento muchísimo, de veras…
  • Tu siempre tan ocupado…- Dice su mujer sonriendo- Es precioso…- Añade mirando al bebé mientras este llora. Su marido lo acaricia intentando calmarlo una sonrisa de pura felicidad se traza en su rostro- ¿Cómo lo llamaremos?
  • Ginji… Lo llamaremos Ginji.

Image Hosted by ImageShack.us
___________________________________________________________________________________

Mientras , los sabuesos de la ley olfatean rastreando algo , y un ciudadano de la prole es interrogado por los hombres de la reina en un callejón…

  • ¿Ha visto por aquí a este hombre?- Pregunta enseñando un dibujo.
  • No , lo siento… no lo he visto nunca- Responde extrañado el civil.

A diferencia de este hombre , el sabueso parece encontrar un rastro , y ladra con insistencia hasta que su dueño le dirige una pícara sonrisa.

  • Le tenemos…
    ___________________________________________________________________________________

Es ahora el padre quien sostiene a su hijo entre sus grandes brazos , intentando transmitirle todo su cariño, rebosa felicidad , como nunca antes había sentido.

  • Bienvenido al mundo , pequeñajo…- le dice a su hijo, que juega con sus dedos ,tan grandes como sus pequeños bracitos – hmm… Tengo un presentimiento , vaya , creo que estoy viendo el futuro…
  • No digas tonterías- Ríe Meryl
  • En serio , puedo verlo- Devuelve su hijo a su mujer- Este chico es especial, va a ser mejor que ningún otro en este mundo.
  • Confío en que lo será…- Contesta su mujer , volviendo a mirar a su pequeño.

Insistentes porrazos contra la puerta principal interrumpen la conversación… A ambos se les eriza cada pelo de su cuerpo presas del miedo, y los nervios reinan pronto en el ambiente.

  • Vete- Ordena Meryl a su marido.
  • Si ,supongo que tengo que irme… – Dice poniéndose su abrigo , tras esto , acaricia a su hijo , y le dice – Lo daría todo por poder verte crecer, Ginji…- Las lágrimas brotan se sus ojos, ¿Quien sabe cuanto tardará en volver a verle? No conocerá la primera palabra de su hijo , ni tampoco estará presente cuando dé sus primeros pasos… Nada de eso estaba a su alcance.
  • Vamos , date prisa – Dice Meryl con los ojos humedecidos… seguidamente , recibe un abrazo de despedida, y no puede reprimir las lágrimas.
  • Prométeme que le darás todo el cariño que yo no podré darle- Su mujer asiente y ambos Se besan. De inmediato , se dispone a abandonarles y desolado , el hombre se acerca a la ventana. Antes de saltar , se despide intentando esbozar una sonrisa… – Hasta siempre , Ginji.
    __________________________________________________________________________________
    Prólogo 2

http://www.youtube.com/watch?v=ahzvsrnQxFA

Rezuma el poderoso viento a los pies del Monte Glane… La ventisca se hace inminente , y el frío asola todo el páramo , casi desierto.
En el centro de la llanura , entrando al cementerio de los héroes , camina un hombre portando en su mano un ramo de rosas blancas… A simple vista se pueden apreciar magulladuras en su rostro , tres desagradables cicatrices casi atravesando su ojo , luce cabellos dorados, muy cortos , y su presencia es débil y triste.

Image Hosted by ImageShack.us
Alza la mirada para contemplar la inmensa explanada, donde el viento azota las miles de tumbas de sus antiguos compañeros… Los miembros de Génesis que allí yacen. Camina entre todas ellas hasta finalmente alcanzar una tumba rematada por una inmensa estatua de bronce , de unos 5 metros de altura, donde se puede apreciar al glorioso Alastor El Grande , alzando su espada a lomos de su chocobo. “He conocido a muchos grandes hombres en mi vida… Pero solo a un Coloso.” reza la lápida.
Se inclina ante la tumba , dejando el ramo a sus pies.

  • Parece ser que no tenéis muchas visitas últimamente- dice al aire , con la esperanza de que alguno de sus amigos pueda oírle , mientras contempla las demás lápidas… Ni una sola flor.

Pero allí no quedaba nadie que le escuchase , estaba solo como lo había estado desde ese fatídico 5 de noviembre en Orión, desde entonces y el tiempo que le quede…

  • Vaya… vuelvo a estar hablando solo- se lamenta el hombre , mientras sus ojos se humedecen- Ojalá, sea donde sea que estáis… podáis escucharme.

El viento sopla azotando su gabardina de cuero , de su bolsillo asoma escaso fulgor azul celeste, procedente de una extraña materia como ninguna otra vista antes.

  • A mi… Bueno , no me va del todo mal, intento mantener lo que queda de Génesis- Por un momento , se sume en sus pensamientos , y deja caer su mirada sobre la enorme estatua ante él…- Mentir no es lo mío , lo se…

Inclina su rodilla sobre el gélido suelo , arrodillándose ante Alastor mientras las lágrimas le nublan la vista.

  • Si tan solo… Si tan solo siguieseis aquí, si todo fuese como era , juro que tendría las fuerzas necesarias para llevar a Génesis hasta lo mas alto de nuevo…- Se limpia las lágrimas, intentando disimular lo sumamente patético que se siente ahora , hundido en la sombra de lo que fueron , en la miseria de lo que queda de ellos- Pero no estáis , estoy solo… y duele tanto, tanto que no puedo seguir adelante sin vosotros, Génesis está sepultado , y no se que hacer , no tengo fuerzas…

Alza la mirada ante el coloso que se alza ante él.

  • ¿Qué puedo hacer , Alastor? ¡Por favor , respóndeme , dame una señal… Lo que sea!
  • Quita de en medio- escucha a su espalda , una voz desgarrada , a la par que solemne y confiada- Largo , Credo.

http://www.youtube.com/watch?v=sEFIZh_Zscc&feature=related

Raudo , Credo se gira para contemplar al monstruo que le acecha a sus espaldas , su presencia pesa sobre sus hombros como la de un centenar de hombres, pronto puede contemplarlo , luciendo un gorro y una chaqueta negras , de pelo canoso y con un extraño antifaz cubriendo su rostro… Una vaina con rapier cuelga de su cintura.

Image Hosted by ImageShack.us

  • ¿Quien demonios eres?- Pregunta Credo- ¿Cómo conoces mi nombre?
  • La pregunta , caballero , no se trata de quién soy yo.- Afirma el extraño- ¿Quien eres tú, Credo? Esa es la pregunta. ¿Quien te has creído que eres para tener derecho a estar aquí , ante Génesis?.
  • Esto empieza a volverse personal- contesta Credo furioso – Soy Credo Redlock , actual líder de Génesis.
  • Te equivocas – Sus palabras son solemnes y seguras – Solo eres un farsante que intenta convencerse a sí mismo de que las cosas van a arreglarse por si solas.
  • ¿Quién lo dice? -Vuelve a preguntar, entre nervios , mientras intenta contener un violento frenesí de ira reprimida.
  • Mis enemigos me llaman Jack… Mis amigos me conocen por otro nombre , pero tu no estás entre ellos , de manera que no te hará falta conocerlo.- Mientras habla Jack extrae lenta y sutilmente el rapier de su vaina , amenazando a Credo por consiguiente- y he venido a darle a Génesis justo lo que necesita.
  • Entonces no se hable mas – Sentencia el Lider de Génesis – No pienso permitir que irrumpas en este mausoleo , insultando mi nombre y el de mis camaradas.

http://www.youtube.com/watch?v=8oB6tgbyVGc

Tan rápido como le es posible , Credo busca en el bolsillo de su gabardina , para encontrar su arma , una fulgurante materia que rebosa un enorme poder como ningún otro… Mientras , el rapier de su enemigo se cubre de extrañas runas verdes que brillan en el aire.
Por igual , la esfera que credo sostiene , empieza a emanar vastas cantidades de maná que nublan todo el lugar, el viento rezuma por un instante , atronando todo sonido existente , y súbitamente , su oponente se lanza contra él.

  • ¡¡AAAAGH!!!

La sangre de Credo riega el suelo nevado que pronto se tiñe de escarlata… El rapier de Jack está ahora bañado en rojo, mientras las runas verdes brillan bajo la sangre. Todo ha sido demasiado rápido, ni siquiera el mejor de los guerreros habría sido capaz de reaccionar ante semejante celeridad.

  • ¿Eso es todo? – Reprocha Jack, girándose de nuevo hacia su contrincante- Esperaba mas del “Lider de Génesis”.

El brazo cercenado de Credo yace entre el suelo de tundra , y Credo ruge de dolor para sus adentros, la sangre brota imparable y a chorreones… Sin embargo su materia ya ha tomado forma como un flamante brazal de acero del que rebosa un poderoso maná.

Image Hosted by ImageShack.us

  • Joder… ¡aaaghh! – Se queja credo, mientras aplica una extraña luz sobre la herida , intentando detener la hemorragia, sin embargo , para antes de que surta efecto del todo , no quiere volver a ser pillado desprevenido por el enemigo.- No eres malo.
  • Nadie dijo que lo fuese…- Responde Jack apuntándole con la espada.- Aunque no puedo decir lo mismo de ti.
  • Hablas demasiado pronto , Aun no has visto nada… – Credo disimula su dolor , se levanta y mira a su contrincante esbozando una falsa sonrisa en su rostro , es el momento, le toca a él. – Aunque dudo que te de tiempo a ver nada más.

Visto y no visto , incluso mas rápido que Jack hace escasos segundos , Credo desaparece ante sus ojos , y su enemigo , incrédulo , mira en todas direcciones intentando encontrarlo sin resultado. Pronto puede ver como a su alrededor , en la nieve comienzan a dibujarse centenares de pisadas , a ritmo tan veloz que es humanamente imposible de seguir.
La velocidad de credo supera con creces todo lo que Jack ha visto con anterioridad , por un momento se estremece pensando en lo que el líder de génesis es capaz, y confía en el azar , dando sablazos aleatorios a su alrededor, desesperado.

  • ¡Sal de donde estés! – Grita Jack asustado – No sabía que los líderes de Génesis fuesen auténticos cobard-

¡¡BOOM!! Antes de ser capaz de terminar la frase un descomunal puñetazo en el abdomen le lanza metros en el aire, quitándole el aliento , y quizás alguna costilla… Jack cae en plena nieve, dolorido como nunca.

  • Ni se te ocurra insultar a mis predecesores en mi presencia- Le amenaza Credo – No te pasaré ni una sola más…

Atónito , su enemigo contempla el brazo cercenado aun chorreando desde el Biceps… y traga saliva.

  • ¿Acaso no te duele? -Pregunta asombrado.
  • A rabiar…- Contesta credo , que aún disimula el atroz dolor que invade su cuerpo por momentos. Solo para volver a desaparecer de nuevo a los ojos de Jack
  • ¡Maldita sea , otra vez!

Rauda y frenéticamente , la velocidad de credo levanta sin parar columnas de viento que mueven la nieve alrededor de Jack , que no sabe como reaccionar , confuso , dolorido y asustado. Siente que se ha metido en la boca del lobo , y ha subestimado con creces a su enemigo…

  • Vas a seguir así ,¿Verdad…?- Pregunta Jack , anhelando una respuesta de Credo , que nunca tuvo lugar – Está bien , no me dejas otra alternativa.

Jack empuña su arma , y pronto las runas verdosas comienzan a girar , levitando en el aire y rodeando su figura con una descomunal espiral que se alza varios metros sobre él. el maná fluye a través de estas y recorre el suelo de casi un hectómetro a su alrededor… Seguidamente , Jack desvía su mirada hacia la estatua de Alastor, y apunta con su Rapier.

  • No quedará nada de tus amigos… – Sentencia – ¡¡Meteo!!

Jack había puesto en jaque a credo , atacaba a las tumbas , y esto lo obligaría a salir para detener en golpe , o esto es lo que inocente y equívocamente creía hasta que su conjuro se ve interrumpido por una brutal HOSTIA en la mejilla, que precipita de nuevo a Jack , esta vez contra la estatua de bronce…
Escasamente capaz de levantarse , Jack comprueba como credo casi le ha descolocado la mandíbula del tremendo puñetazo , y ahora le es doloroso incluso el hecho de articular palabra…

  • Se acabó – Afirma Credo , apareciendo ante él en un instante escaso- Nunca debiste subestimarme…

Credo contempla como Jack intenta levantarse a tropezones , de manera patética y sin tener del todo éxito… Seguidamente este vomita sangre , que mancha la lápida. Sin embargo , ajenamente a lo que Credo puede ver , en la mano de Jack brilla con un ardor verdoso un extraño símbolo , conjurando un hechizo de descomunal poder.

  • Ríndete Jack… Ni siquiera puedes mantenerte en pié- Le ruega Credo con la esperanza de no tener que matarle- No te preocupes… Vivirás.

http://www.youtube.com/watch?v=kOsXBkrQ-Xo

Credo se dispone a tenderle la mano en señal de clemencia , cuando pasa lo impensable… Una mano toca su hombro , y un escalofrío recorre todo su cuerpo , por un instante , supo que las cosas habían cambiado de nuevo… y ya nada podía ir a peor. Cuando Credo se gira para ver lo que le espera a sus espaldas , un brutal tajo alcanza su otro brazo , cercenándolo al instante. La sangre de Credo salpica la mascara de Jack , que oculta una amplia sonrisa , mientras contempla el panorama

  • ¡¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAGGGHH!!!! – Grita Credo dolorido , e indefenso. le faltan ahora sus dos brazos , y es completamente incapaz de defenderse. La batalla está decidida.

Cae de espaldas, y Jack Termina de Levantarse… Al abrir los ojos , no puede creer lo que ve , es simplemente imposible , y mas allá de eso , demasiado doloroso. Ante él , cada sepultura ha sido movida desde el interior , dando paso a los esqueletos de los que una vez fueron los miembros de Génesis. Ahora no son mas que no muertos dispuestos a acabar con todo enemigo , acatando las órdenes de su amo y señor, Jack , en cuya mano se dibuja a fuego el la insignia de… El Círculo de Uroboros

  • No es posible – Afirma Credo , incapaz de asimilar lo que sus ojos están viendo.
  • Te dije que iba a darle a Génesis justo lo que necesitaba , y eso es lo que he hecho… – Contesta Jack , alzando su puño dejando ver la insignia del Círculo- La vida…
  • ¡¡Eso no es vida , no puedes hacerles esto!! – ruega Credo , mientras la falta de sangre le hace perder poco a poco la consciencia – ¡¡Es inhumano , por favor Jack , te lo suplico , no les hagas esto!!

Credo intenta ponerse en pié con las dos piernas que le han quedado tras el combate , mientras chorrea sangre desde sus heridas…

  • ¡¡Ellos no son culpables de nada, lo dieron todo por nosotros!! – Suplica Credo mientras mantiene la consciencia – ¡¡Mátame , haz lo que quieras conmigo , pero por favor , a ellos no!!
  • Quien nada sabe , nada entiende – Sentencia Jack ante el nuevo ejército de no muertos que escapa de las tumbas del Cementerio de los heroes – ¿Acaso no lo recuerdas… El 5 de Noviembre?
  • ¿A qué… te refieres? -Pregunta Credo con su último aliento.

Credo cae de lado , jadeando , y entre lágrimas… escasamente puede observar como Jack alza su espada entonando un cántico mientras la vista se le nubla.

  • En nombre de la única religión , dictamos sentencia y os condenamos a la piadosa purificación del fuego y del dolor… En manos de Dios debéis deponer vuestra alma , hacienda y todo pecado… Aceptad a Cristo y encomendaros , pues pronto daréis cuentas a él…

Finalmente… Credo cayó inconsciente.

View
Prólogo de Gambit

Tras una cortina de humo aromático y de tabaco, luces, colores, ruido, jaleo, bullicio; moguris reparten bebidas y coctails; mitras bailan con descaro; y tanto hombres como mujeres adinerados de clase alta mueven ingentes cantidades de dinero.

Destacando al fondo de la sala, un grupo de admiradores se reunía en torno a una de las mesas de juego.

Dos variopintos individuos, rodeados de camareras y bailarinas, juegan excitados al BlackJack. Las cartas se iban descubriendo sobre el tapete verde de la mesa número 5 del Casino Royal de Hécate.

Entre todo el alboroto, parecía que aquellos personajes estaban en racha:

  • ¡Ouí, chúpate esa! – dijo Gambit, seguido de un apretón de manos de su amigo Cid. – Otros dos kilos en mi bolsillo, ¡venid con papá! Sí, vosotras también chicas.
  • ¡Otra ronda! – gritó Cid al tiempo que acababa de un trago su copa – Invita mi amigo, por supuesto.

Tres rondas más, y llevaban cerca del millón de Giles, junto con una ligera borrachera y, al menos, cuatro o cinco chicas manoseando a cada uno.

El cupier, algo agitado, no paraba de mirarlos de reojo. Cid se percató de esto, y empezó a sospechar. Varios miembros del personal de seguridad no paraban de observarlos mientras Gambit ganaba partida tras partida.

Cid ya no sonreía, miraba de un lado a otro preocupado, pensando en la somanta de palos que les darían si se dan cuenta de que Gambit estaba usando el maná para manipular el juego a su favor.

De repente, seis hombres trajeados irrumpieron en la sala. Cid, al ver que iban armados, de un salto levantó a Gambit del asiento y empezó a tirar de él, rogándole que saliera de allí. Gambit se resistía, al grito de:

  • ¡Mis fichas, mis chicas, mi peinado!
    Los hombres trajeados saltaban sobre las mesas, y cuando Gambit los vio, se giró y gritó:
  • ¡Qué demonios haces ahí parado Cid! Corre.

Comenzó una persecución por todo el casino. Mientras corrían, Gambit metía en su sombrero todas las fichas que tenía a su alcance, y Cid, arrojaba a sus perseguidores todos los pobres moguris con los que se cruzaba.

Salieron como pudieron del casino por la puerta principal, y lo primero que vieron fue un enorme desfile que cruzaba toda la avenida principal, con montones de soldados vestidos de azul, y bailarines de rojo o verde.

En ese momento, los dos amigos se miraron, asintieron y se colaron en el desfile. Rápidamente, Gambit giró sobre sí mismo cubriendo a ambos con su capa. En un parpadeo, Cid estaba uniformado y camuflado entre los soldados.

  • ¿Gambit? ¡¿Gambit?! ¡GAMBIT! ¿Dónde carajo te has metido? – dijo Cid con su disfraz.

Uno de los bailarines de la carroza más cercana, que bailaba apasionado con una rubia de buena figura, se volvió y le contestó:

  • ¿Dónde voy a estar? Pues aquí, gozando.
  • ¡Pues deja de ‘gozar’ y dime qué coño hago yo así vestido!
  • ¡Pasar desapercibido! Por ahí vienen, ten cuidado. Tú sólo … haz como yo, métete en tu papel.- justo al terminar la frase, finalizó el baile dándole un beso a la chica.

Cid puso los ojos en blanco mientras el público aplaudía efusivamente al espontáneo bailarín, y dijo:

  • Nos vemos al final de esta mierda, chaval.

Un buen rato más tarde, el desfile acabó una vez llegaron a la zona portuaria. Cid pensó que por fin había acabado todo, pero en ese momento, tras un minuto de descanso, la formación de militares de la que él formaba parte comenzó a marchar. Empezó a ponerse nervioso y a maldecir sin control buscando a Gambit con la mirada, y cuando lo vio tonteando con la bailarina rubia de antes, soltó tal cantidad de palabrotas que varios soldados se giraron y se fijaron en él, que ya no seguía a la formación sino que se dirigía hacia el grupo de los artistas. Entonces le empujaron para que avanzara y él, mosqueado, les empujó a ellos profiriendo insultos. El capitán se dio cuenta del follón y mandó que le prendieran.

  • ¡GAMBIT, GAMBIT! ¡¡¡GAMBIIIIIIIIIIIIIT!!!

Pero Gambit, que flirteaba con aquella chica, no atendía a otra cosa que no fueran sus pechos descomunales. Sin notarlo, al seguir a la dama, fue dirigiéndose poco a poco hacia un barco volador hasta que se encontró ya dentro.
A Cid le dolía la boca de tanto gritar cuando lo metieron en el calabozo local. Y a Gambit le dolía la [CENSORED] de tanto [CENSORED] con la antedicha señorita en su camarote.
A la mañana siguiente, Gambit se levantó de la cama en la que descansaba la exhausta damisela. Se vistió con su tradicional traje de mago, miró por última vez a su amante, y subió a la cubierta superior.

  • ¡¡¡ CE N’EST PAS POSSIBLE !!!

El mar de nubes sobre el que volaban hizo que las ideas encajaran en su mente como un rompecabezas. Lo entendió, su talón de Aquiles lo llevó hasta el barco por accidente, y Cid se quedó en tierra.

  • ¿Cómo he podido ser tan estúpido? – pensó el mago – De haber sabido que hacérselo a ese pastelito habría causado tantos problemas, ¡se lo habría hecho dos veces!

Y así, la distancia separó a los ‘inseparables’ amigos. Cid miraba el cielo desde la celda, a través de una pequeña ventana; Gambit observaba a los malabaristas que practicaban cerca de él, y pensó:

  • Cid es mayorcito, sabrá cuidar de sí mismo. Así que, entre que nos volvemos a ver… – dijo mientras se quitaba el sobrero al ver a unas chiquillas que se acercaban – … ¿qué tal si nos divertimos un poco?

Gambit se perdió de nuevo, junto a las niñas, entre una cortina de humo aromático, y de tabaco.

View
Prólogo de Khai

http://www.youtube.com/watch?v=yKwHLVzLCVA&feature=related
Era una noche con niebla en la capital de Yesod… Khai se encontraba encapuchado en una esquina de la Plaza Mayor. “Se retrasan”-pensó a la vez que miraba la hora en su reloj de bolsillo. Llevaba cosa de veinte minutos esperando y aún no habían llegado… De pronto una fría y violenta brisa removió parte de la neblina por la que se encontraba rodeado Khai.
·Hola-saludó alguien fríamente tras Khai-me retrasé con un asunto-añadió sin dar más detalles.
·Hey…-dijo Khai mientras se giraba de cara al desconocido-Chesire aún no ha llegado…
El desconocido lucía cubierto con una gabardina de cuero, escondiendo su rostro tras una capucha, que junto con la neblina, era prácticamente invisible.
·¿En qué consiste la misión?-preguntó Khai con un susurro apenas audible.
·Te lo diré cuando llegue Chesire-dijo el desconocido-esta será la última antes del Gran Golpe.
·Está bien-dijo Khai mientras dejaba entrever un colmillo con su leve sonrisa-Maldito Chesire… siempre igual…
Algo se deslizó entre la fachada del edificio colindante a su ubicación con una velocidad y un sigilo alucinantes. Una figura felina se fue acercando entre la neblina a donde se encontraban. Tras un breve resplandor, de entre la niebla surgió un mithra de tez morena, las típicas facciones felinas mithra y una larga cabellera negro azabache. Mientras movía su negra cola y saludaba con un simple “hola” a los presentes, se colocó la capucha, muy similar a la de Khai, al igual que el resto de su atuendo.
·¿Más de media hora tarde y sólo un simple “hola”?-preguntó Khai algo alterado mientras sus pupilas se irisaban.
·Baja la voz, Arvand-dijo Chesire con una voz tan melodiosa como arrogante-No son horas…-En sus labios se dibujaba una sonrisa, aunque las pupilas de sus verdes ojos también se encontraban irisadas.
·¡Silencio los dos!-dijo el encapuchado subiendo un poco el tono de voz. Una fuerte brisa cruzó la plaza removiendo nuevamente la neblina. La luz de la luna consiguió apenas iluminarles. Tras un destello plateado bajo la capucha, producido por el reflejo de un rayo lunar procedió a hablar en un tono amenazante-No hemos venido aquí a discutir, tenéis una misión que llevar a cabo…-
Tras sacar un mapa de Hécate, procedió a explicarles el plan.
·Esta es la casa donde tenéis que infiltraros-dijo señalándola en el mapa mientras desplegaba otro encima con muchas señalizaciones y escritos en el margen-y este es el plano de la mansión.
·¿Y la misión es…?-preguntó Chesire impertinentemente-¿matar a…? ¿robar a…?
·No es de vuestra incumbencia-dijo tajante-Tenéis que cumplir la misión, si tenéis que matar aunque no esté en el plan, lo hacéis y punto.-añadió.-Aunque la verdad… no se como no aprovecháis para asesinar ya que podéis- dijo mientras soltaba una breve carcajada.
_____________________________________________________________________________________________

http://www.youtube.com/watch?v=eUU88X7ndgE
Mientras saltaban por los tejados en dirección a la mansión, el plan resonaba en la cabeza de Khai: “El plan es sencillo en teoría… entrar, ir a esta sala-decía señalando a una sala interior de la mansión en el plano-burlar los sistemas de seguridad y detección de maná y… robar un pequeño cofre que se encuentra tras ellos. El contenido de dicho cofre no os incumbe, así que no fisgoneéis si no queréis véroslas con Ícaro…-ante el asombro de sus caras añadía-si, esta misión viene desde arriba del todo… tan arriba que incluso unos patanes como vosotros tendréis material… ·dijo mientras deslizaba dos bolsas de cuero negras de entre su capa, y lanzándoselas a cada uno.-En el plano viene perfectamente indicado donde están situados los guardias y las patrullas habituales… No falléis, nenas, o podré tener el gusto de castigaros… ¡¡jajajaja!!(risa maniaca)"
El encapuchado ni siquiera les acompañó cuando Chesire y él reseñaron la consigna… “LARGA VIDA A ÍCARO”… estaba demasiado ocupado riéndose…
Aún seguía sobrecogido… cuando oyó que la misión provenía de lo más alto… de Él… su corazón dio un vuelco… no lo podía creer… y aún no había visto el equipo…
Cuando llegaron a la mansión, empezaron a estudiar el plano y las posibles entradas, además de examinar los equipos… Había de todo… gafas detectoras de corrientes de maná, varias baras de ingravedad, varias pulseras desinhibidoras de maná así como varios broches de invisibilidad, todo ello proveniente de los grandes conjuradores ketherianos… en cuanto a artilugios de infiltración típicos de Vahjra, entre otros, bombas de humo pesado, dardos venenosos y somníferos, bombas de gases venenosos, etc. Sin duda, lo que más impresionó del equipo a los mithras fueron las máscaras respiradoras, los quebranta-cerraduras, los engranajes bomba programables, los cortadores de cristal hechos de diamantita, los cinturones con gancho disparado a presión y los potentes electroimanes de la tecnológica Asgard…
Tras ver el magnífico equipo que poseían (valorado en miles de oros…) empezaron a dirimir sobre el modus operandi que tomarían. La sala estaba en la zona subterránea de la mansión, de un aire victoriano rebosante de nobleza con balcones vigilados muy recargados. Para llegar hasta la entrada del subterráneo, Chesire y Khai tenían que atravesar gran parte del vestíbulo, infestado de guardias y gárgolas espía al no contar con trampas… Decidieron que entrarían por un ventanal desprotegido de la segunda planta, por el que apenas había vigilancia según las notas del plano.
Khai apretó el botón que accionaba los engranajes del gancho del cinto a presión. Con una precisión sobrehumana, lanzó el gancho desde la azotea del edificio en el que estaba. Cuando le dio de nuevo, los engranajes empezaron a moverse de nuevo impulsándole poco a poco hacia arriba. El traqueteo y el escaso vapor que liberaban apenas eran audibles. Se deslizó con cuidado dentro de la terraza a la vez que activaba el broche de invisibilidad y la pulsera desinhibidora. Cautelosamente comprobó las corrientes de maná de la habitación, estudiando la mejor posición de la ventana para hacer un corte. No sólo no detectaba a ningún guardia, sino que lo único que detectaba era la corriente de maná disuelta como una gran nube por toda la habitación. Por suerte llevaban los deinhibidores, que escondían a la perfección el maná que todo nephilim posee.
Chesire llegó a su lado y activo los mismos mecanismos que él mientras se centraba en cortar el cristal procurando no hacer el más leve movimiento. Cuando lo hubo cortado y estuvieron dentro, encajó el cristal perfectamente. Estaban en lo que parecía una alcoba de invitados, cuya puerta daba al pasillo, y a unos veinte metros, las escaleras del vestíbulo. Con sigilo, se deslizaron por la habitación esquivando las corrientes de maná, escasas por esa zona, hasta la puerta. Chesire forzó la cerradura hábilmente y con suma cautela pasaron a través de la puerta. Según indicaban los planos, había un guardia haciendo la ronda por esa zona. Khai escudriñó el largo pasillo agazapado junto a Chesire en la puerta de la habitación. Gesticuló con la cabeza en dirección a las escaleras. Como respuesta Chesire asintió. Avanzaron sin hacer el más mínimo ruido hacia donde se hallaba el guardia, esquivando las corrientes. Khai se deslizó hasta la espalda del guardia mientras que Chesire, rezagado sacó de su bolsa un dardo somnífero y su cerbatana. El dardo silbó cortando el aire hasta el cuello del guardia. El efecto del sedante fue inmediato. Justo cuando el guardia iba a caer con su pesada armadura, Khai lo sujetó desde su espalda depositándolo cuidadosamente en el suelo. Entre los dos llevaron al guardia hasta la habitación. Con una frialdad inhumana, Khai le atravesó la yugular al guardia mientras Chesire volvía al pasillo.
De nuevo avanzaron hasta el comienzo de las escaleras. Ante sus ojos unas magníficas escaleras imperiales talladas en mármol blanco, rematadas con gárgolas al final de los pasamanos. Lámparas de araña, un suelo formado por bruñidas losas de mármol blancas y negras, dispuestas como un tablero de ajedrez, amplios ventanales cubiertos por largas cortinas de terciopelo, grandes cuadros sobre Abel y su vida… y algunos pedestales sosteniendo gárgolas…A juzgar por la pinta de la mansión, el dueño era un pez… y de los gordos… quizás algún importante arzobispo, o alguna vieja gloria de Orión…
A simple vista sólo había cuatro guardias en el vestíbulo, dos en cada puerta de la estancia… pero viendo las densas corrientes de maná se podían ver en realidad ocho… como ya sabían, había gárgolas espía… Photobucket
http://www.youtube.com/watch?v=-FhtmC66hcw&feature=related
•¿Qué hacemos?-preguntó Khai en un susurro inaudible.
•¿ Bombas de humo venenoso?- sugirió Chesire.
Se miraron, asintieron y se sonrieron mientras sacaban las aparatosas mascaras respiradoras. Con el los broches de invisilidad y los desinhibidores de maná, era imposible que las gárgolas los detectaran, así que bajaron las escaleras con avidez. Ya abajo, cada uno se dirigió para cada una de las puertas. Khai, en la puerta de la izquierda, activó la bomba de gas depositándola al lado de los guardias con absoluto sigilo, al igual que Chesire al otro lado de la estancia. Tras un par de minutos uno de los guardias del lado de Khai se sentó “porque le había dado un mareo”, su compañero se apoyó en la pared por lo mismo. En el lado de Chesire, Khai veía a cómo uno de los guardias tenía la barbilla pegada al pecho mientras que el otro se había quedado con la mirada perdida sentado. Supuso que Chesire estaba sujetando al primero para que no cayese haciendo ruido y no alertar así a las gárgolas. Vio como el soldado caía lentamente al suelo sin hacer ni el más leve ruido. Esperó a que Chesire estuviese a su lado para tratar de abrir la puerta. La cerradura no podía se abierta con ganzúas , con lo que tuvieron que usar un mecanismo quiebracerraduras. Khai introdujo con cuidado el artilugio mientras lo accionaba. La cerradura apenas chirrió al ceder ante tal sofisticado aparato, que por medio de perforación era capaz de destrozar hasta el más duro de los candados. Tras esto, los dos mithras entraron.
Unas escaleras hacia abajo era lo que les aguardaba tras la puerta. El olor a humedad se hacía más intenso conforme bajaban los peldaños de la escalera de piedra. Todo el aire señorial del vestíbulo se había desvanecido por completo tras la puerta. Tras unos trescientos peldaños, Khai entrevió algo de luz. Ambos pararon en seco. Consultaron el mapa para ver aproximadamente cuantos guardias había en las mazmorras de la mansión, concretamente en ese punto. En esa antesala a sólo dos… terminaron de bajar las escaleras y con sigilo se colocaron detrás de los guardias. Khai le tapó la boca con la mano y le cortó el cuello al suyo. Chesire le tapó también la boca, sólo que prefirió apuñalarle en el pecho. Arrastraron los cadáveres hasta la escalera y examinaron la sala. Un par de sillas y una mesa con cartas desparramadas, un par de vasos y una jarra a medias de agua era todo lo que había en ella… Rebuscaron entre los cadáveres por si acaso tenían la llave de la puesta que se interponía entre ellos y la siguiente sala. Sin éxito en la búsqueda, Chesire hizo uso de sus ganzúas para abrirla. Según el mapa, ese pasillo estaba infestado de trampas… y la sala al final de este… de guardias… Khai escudriñó las paredes y vio gran cantidad de huecos, dedujo que para flechas o afilados pinchos pasó la mano por delante de uno para ver si reaccionaban al movimiento… no hubo resultado.
Photobucket
•¿Cómo funcionarán estas trampas?-le preguntó a Chesire• desde luego, no reaccionan al movimiento…
•Las baldosas…-dijo Chesire-No podemos arriesgarnos, Khai… hay más de media docena de guardias ahí, si accionamos la trampa, nos descubrirán…
•Suerte que tenemos baras de antigravedad…-añadió Khai mientras echaba la mano a su bolsa.
Chesire accionó una bara, esta empezó a levitar en el aire. La reguló a una altura prudencial y se subió con gran destreza encima. Poco a poco empezó a formar un camino de baras. Khai le seguía por el mismo, recogiendo y desactivando baras a su paso hasta el final del pasillo. Una vez se encontraron en el umbral de la sala se asomaron levemente. Ante su sorpresa, no había nueve guardias como en el mapa… había quince… y una criatura realmente feroz… un Fafnir amarillo…
http://www.youtube.com/watch?v=OVEEHmtssWY
•¡Mierda!-susurró Khai
•Al contrario…-dijo Chesire con voz socarrona-a veces dudo que seas un mithra, Arvand…-añadió mientras rebuscaba en su bolsa.
Ante el asombro de Khai, Chesire se deslizó dentro de la habitación apartándose del pasillo. En seguida el Fafnir reaccionó y empezó a olfatear el ambiente y a mirar hacia la posición de Chesire. De pronto el Fafnir empezó a correr con furia hacia su ubicación. Una melodía de ocarina se oyó en toda la sala… el Fafnir paró en seco justo delante de Chesire y Khai lo entendió todo… ¡Estaba usando su ocarina para manipular al Fafnir! Se apartó del pasillo mientras miraba a los sorprendidos soldados, que miraban extrañados al Fafnir. Había roto las cadenas que lo mantenían sujeto sin ningún motivo aparente…
El Fafnir se giró hacia ellos con un gesto feroz en su mirada. Empezó a correr hacia ellos y antes de que se dieran cuenta, estaba engullendo al segundo soldado. Algunos huyeron despavoridos por el pasillo, pero no sobrevivió ninguno… con el pánico no desactivaron las trampas del pasillo y fueron atravesados por los afilados pinchos. Los que intentaban combatir al Fafnir morían apuñalados por Chesire y Khai. En cuanto al resto… el Fafnir hizo su trabajo…
http://www.youtube.com/watch?v=S4RZUPdVNdI&feature=related
Chesire acarició al Fafnir después de toda la trifulca. Khai felicitó a Chesire por su actuación mientras trataba de forzar la cerradura de la gran puerta maciza con poco éxito.
•Deberías usar un engranaje bomba-sugirió Chesire.
Dicho y hecho, después de poner tres engranajes en las tres cerraduras de la puerta, Khai tiró de los goznes con fuerza hasta que finalmente se abrió. Dejaron al Fafnir disfrutando de su almuerzo y pasaron a la sala.
La habitación sólo disponía de una luz, que iluminaba la vitrina donde se encontraba un pequeño cofre de aproximadamente dos palmos. Según el mapa había un vacío recubierto de pinchos y trampas a los lados… pero no vieron nada de eso cuando entraron.
Chesire se dio dos pasos en dirección a la caja, y justo cuando iba a dar el tercero, Khai le paró gritando: “¡PARA!”
•Por Gilgamesh y por todas las criaturas del Bosque de Ea… ¿qué coño te pasa ahora?-Preguntó Chesire enfurecido.
•Según el mapa, hay trampas por toda estancia… ¿por qué hay suelo? En el mapa no hay más que pinchos… creo que podríamos estar siendo víctimas de una ilusión…-
•¡Qué gilipollez!- dijo mientras daba un paso.
Cuando lo dio, se encontró sin suelo y precipitándose hacia el supuesto suelo que su pie estaba atravesando. Cuando estaba a punto de caer, Khai tiró de él con fuerza.
•Si… una absoluta gilipollez… esta habitación está encantada…Buscaré el catalizador de la ilusión y me desharé de él-dijo mientras buscaba corrientes de maná. Todas ellas confluían en 6 puntos en las dos paredes laterales de la habitación. ¡Esos eran los catalizadores! ¡Por eso estaban resaltadas trampas en las paredes del mapa!
Se acercó pegado a la pared de la habitación con cautela por el borde que el mapa marcaba. Llegó al primer catalizador y trató de arrancarlo, estaba incrustado en la pared… Cuando lo arrancó, la ilusión se desvaneció y vio que el suelo era tal y como lo mostraba el mapa. Cual fue su sorpresa al comprobar que los catalizadores eran seis trozos de métilos verde del tamaño de su cascabel. Los cogió y metió en sus bolsillos mientras Chesire abría cuidadosamente la vitrina con el cortador de cristales para coger la caja. En cuanto la cogió empezó a sonar un ruido estridente, por toda la mansión, como si de una alarma se tratara.
http://www.youtube.com/watch?v=3bfNFRl5btw&feature=related
•¡CORRE!- gritó Khai mientras salía poniéndose la capucha.
Salieron de la sala corriendo y se montaron en el Fafnir que empezó a correr por el estrecho pasillo sobrepasando las trampas que se activaban. Pasaron por las escaleras a una velocidad increíble. Cuando llegaron al vestíbulo, este estaba lleno de soldados y las gárgolas. El Fafnir se escabulló rompiendo un gran ventanal derribando con su cola varios soldados. Estos dispararon con sus mosquetas hacia ellos mientras las gárgolas se abalanzaban sobre ellos. Una bala rozó el brazo de Khai provocándole una herida leve. Los soldados salieron en tropel detrás de ellos, pero corrían demasiado. Disparos, jaleo… en seguida se organizó un buen revuelo. Aunque eran más rápidos que los soldados, las gárgolas les seguían a buen ritmo… Chesire se aferraba al Fafnir con una mano mientras con fuerza sostenía el cofre con la otra, Khai, mientras tanto, en la parte de atrás, veía cómo las gárgolas se acercaban cada vez más.
Corrían a una velocidad vertiginosa por entre las vacías calles de Hécate… Las gárgolas seguían detrás de ellos, pisándoles los talones… una de ellas propinó un arañazo al Fafnir en el costado. Este rugió y derribó una de las gárgolas con su cola.
•¡Haz algo, Khai!-gritó Chesire
De repente, lo vio claro en su cabeza… Con tanto métilos, probablemente sería capaz de ilusionar a esos seres. Sacó las dagas y tocó a duras penas su cascabel con el brazo herido…
http://www.youtube.com/watch?v=L_jLoTMmhos&feature=related
Para las gárgolas todo se tornó negro… de pronto se vieron rodeadas de millares de Fafnirs amarillos, todos sedientos de sangre… Hécate ya no estaba… ni tampoco el Fafnir ni los mithras… Se vieron inmersas en una pesadilla. Pronto se comenzaron a pelear entre ellas y a matar por huir de los Fafnirs. Para cuando algunas salieron de la ilusión, los mithras y el Fafnir ya estaban muy lejos…
Khai y Chesire vieron las expresiones de pánico en las caras de las gárgolas intentando huir de enemigos invisibles y chocando contra algunos edificios. La ilusión había dado resultado, pero Khai había empleado muchísimo maná en efectuarla, con lo que, exhausto, se durmió sobre Chesire. Cuando despertó estaban saliendo de la ciudad con un ritmo ligero.
-Todo ha salido perfecto… pensó Khai mientras miraba hacía Hécate, cada vez más lejana.
•Veo que por fin despiertas-dijo Chesire sonriente-Ahora, ya sabes lo que toca, ¿no?
•Si… entreguemos el dichoso cofre… y partamos ya…-Contestó con un hilo en la voz.
•Montglane… suena bien…-dijo Chesire.
•Si… El Gran Golpe…-dijo Khai mientras sonreía pícaramente antes de caer de nuevo en los brazos de Morfeo…

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.